7 consejos para no arruinarte como diseñador gráfico

Yo me arruiné siendo diseñador gráfico.

 

Esta frase tan rotunda ha salido de la boca de muchísimos diseñadores, más de los que te imaginas. Algunos de ellos, como tú, comenzaron en este mundo con mucha ilusión. En este artículo encontrarás una lista de cosas que no debes hacer si quieres triunfar como diseñador gráfico.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que el diseño gráfico es una profesión totalmente vocacional. Si eres diseñador o vas a serlo, es porque te gusta. Meterte en este mundo porque piensas que tiene futuro no funcionará. Si este trabajo no te apasiona, mi primer consejo es que te busques otro oficio.

Los 7 errores principales del diseñador gráfico.

1. Ser un vago. Esto afecta sobre todo a diseñadores que trabajamos desde casa o en un estudio propio. Al principio, con la ilusión, si que mantenemos un horario constante, pero luego un día nos levantamos 5 minutos más tarde, al día siguiente media hora… y al final terminamos trabajando un ratito por la noche. Esto es terrible y os llevará a la ruina. Mi consejo es que tengáis un horario que comience por la mañana para que seáis fáciles de localizar.

2. Dejar a un lado tu formación artística. El diseño es un campo en constante evolución, y muchos diseñadores deciden dejar de estudiar una vez terminan con su formación académica. Eso no tiene futuro porque lo que hoy está a la moda, mañana quedará obsoleto. El mundo del diseño no dejará de cambiar nunca, y debemos adaptarnos a él si queremos seguir formando parte de su comunidad. Es buena idea mantenerse informado, por ejemplo, suscribiéndote a blogs de diseño para enterarte de las últimas novedades.

3. Considerar que tu formación técnica está completa. Cada generación de nuevos diseñadores (entre la que ahora nos encontramos, pero el día de mañana no) llega con conocimientos en los softwares más recientes. Debemos de mantenernos al día en cuanto a las herramientas que vayan surgiendo en el diseño,  que siempre aportarán mejores funciones, más facilidades y mejores resultados.

4. Olvidarte de tu propio branding. Muchos diseñadores comienzan su carrera creando un gran portfolio. Se hacen sus propias tarjetas de visita, logotipo, su página web, etc. Pero en cuanto comienzan su andadura profesional se olvidan de sí mismos y dejan de actualizar su imagen. Esto es peligroso porque cada año muchísimos nuevos diseñadores se unen al mercado laboral y vienen pisando fuerte. Por eso, el dicho de “en casa el herrero cuchara de palo” no puede formar parte de tu biografía.

5. No conocer los precios de la competencia. El primer paso a la hora de montar un estudio de diseño es hacer un estudio de mercado y tomar nota de la competencia, de sus tarifas, etc. Esto te hará más fácil establecer las tuyas y saber si estás cobrando muy caro o muy barato.

6. Desaprovechar el Marketing. Aunque el branding debe estar siempre actualizado, el marketing no debe quedarse atrás. Hacer campañas de marketing frecuentes, ya sea mediante redes sociales o utilizando otras plataformas, nos ayudará a mantenernos arriba y no decaer.

7.  Administrar mal el dinero. Si gastamos más de lo que ganamos, pedimos créditos sin control, no ahorramos para imprevistos… tardaremos poco en caer en la ruina y tener que dejar el diseño. Es muy importante llevar un registro de la economía que llevamos y tener clara nuestra situación en todo momento.

Espero que este artículo os sirva para evitar que más diseñadores acaben pronunciando la frase del principio. Mucha suerte a todos, el diseño es un mundo complicado a veces pero realmente merece la pena.

Leer más: